UNIDAD DE NEUROCIRUGÍA

Director: Dr. Marcos Escosa

Neurocirujano especialista en hernia lumbar

Hernia discal lumbar

l4 l5

La hernia lumbar discal l4 l5 aparece cuando el centro gelatinoso de su disco se rompe a través de una rotura en la pared fibrosa que lo contiene. El material irrita los nervios espinales, causando síntomas por irritación química. El dolor es el resultado de la inflamación causada por la compresión. Con el tiempo, tiende a reducirse y el tratamiento suele ser conservador pudiéndose experimentar un alivio parcial o completo. En la mayoría de los casos, afecta la parte baja de la espalda o las piernas y mejora en aproximadamente 6 semanas.

Afecta a personas entre 30 y 40 años, aunque en la mediana edad y mayores tienen un riesgo ligeramente mayor si participan en una actividad física extenuante. El 80% de la población sufre un episodio de dolor lumbar una vez durante su vida. Debido a su alta prevalencia y contribución significativa a la discapacidad, tiene un coste alto. La causa más común es la enfermedad degenerativa.

La molestia se irradia desde el área de la parte baja de la espalda, yendo hacia a una o ambas piernas y, a veces, hasta los pies (conocida como ciática). Puede sentir como una descarga eléctrica que es severa si se para, camina o se sienta. La actividad como inclinarse, levantar objetos, torcerse y sentarse puede aumentar el dolor. Acostarse de espaldas con las rodillas dobladas puede ser lo más cómodo porque alivia la presión hacia abajo sobre el disco.

A veces, se acompaña de entumecimiento y hormigueo en la pierna o el pie. Puede experimentar calambres o espasmos musculares en la espalda o la pierna.

Además, puede tener debilidad muscular en las piernas o pérdida de reflejos de rodilla o tobillo.

Síntomas graves

En casos severos de hernia discal l4 l5, puede experimentar caída del pie (sus pies caen cuando camina) o pérdida del control del intestino o la vejiga. Si experimenta debilidad extrema en las piernas o dificultad para controlar la función de la vejiga o el intestino, debe buscar ayuda médica de inmediato, ya que se considera una urgencia quirúrgica y tiene implicaciones legales. En el momento que aparece una parálisis motora o déficit sensorial en silla de montar, incontinencia urinaria o fecal se indica intervención en menos de 3 horas. El retraso del tratamiento tiene consecuencias legales debido a la invalidez que producen dichas lesiones.

Puede producir una  incapacidad permanente.

Causas

La genética, el tabaquismo y una serie de actividades ocupacionales y recreativas pueden conducir a la degeneración temprana del disco.

El núcleo pulposo es un sitio de secreción de colágeno y contiene numerosos proteoglicanos, que facilitan la retención de agua, creando una presión hidrostática para resistir la compresión axial del peso corporal. Se compone principalmente de colágeno tipo II, que representa el 20% de su peso seco total. En contraste, el anillo fibroso está compuesto principalmente por fibras de colágeno tipo I concéntricas.

Se cree que varios cambios en la biología del disco intervertebral contribuyen a su deterioro. Estos incluyen una menor retención de agua, un mayor porcentaje de colágeno tipo I, la degradación de los materiales de colágeno y matriz extracelular, y la regulación positiva de los sistemas de degradación como la apoptosis, la expresión de metaloproteinasas de matriz y las vías inflamatorias.

Genética

Muchos genes están involucrados en procesos separados. Se estima que la condición tiene aproximadamente el 75% de origen de herencia. Los genes que aumentan significativamente el riesgo de afectación incluyen aquellos que codifican proteínas estructurales, metaloproteinasas de matriz, factores de apoptosis, factores de crecimiento y polimorfismos de un solo nucleótido en el gen del receptor de vitamina D, lo que resulta en un desequilibrio inflamatorio de citoquinas.

Deshidratación

Contribuye a la patogénesis de la enfermedad degenerativa. Aunque no se ha asociado un polimorfismo genético específico, se han implicado las aquaporinas. La aquaporina-I (AQPI) se correlaciona linealmente con la intensidad de la señal de resonancia magnética preoperatoria ponderada en T2.

Sobrecarga

Un subconjunto de pacientes carece de pérdida de proteoglicanos y agua por sobrecarga axial. Un estudio reciente en caprinos encontró que la sobrecarga estática en particular, en comparación con la carga fisiológica y la sobrecarga dinámica, afecta más a la parte posterior influyendo en personas más jóvenes que viven un estilo de vida sedentario y en sedestación.

Antiinflamatorios

El papel de la señalización inflamatoria ha sido bien establecido. En consecuencia, los contenidos del núcleo pulposo, son inmunorreactivos si se encuentran fuera de sus límites fisiológicos normales. A medida que el tejido se introduce en el espacio epidural, los cambios en las células endoteliales vasculares provocan un aumento de la permeabilidad vascular, la vasodilatación, la adhesión y la migración de las células inmunes al sitio y la señalización de citocinas inflamatorias. Además, se ha demostrado que la COX-2, la proteína reguladora similar a la folistatina 1 (FSTL1) y el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) tienen concentraciones locales y sistémicas significativamente más altas en pacientes.

Infecciones

Propionibacterium acnes es una bacteria gramnegativa, anaeróbica facultativa. En 2001, un estudio demostró que el 53% de los pacientes con radiculopatía severa tenían anaerobios grampositivos. Cerca del 84% de estos pacientes tenían P. acnes. Recientemente, se ha demostrado que una porción significativa de los discos lumbares herniados (11%) tiene una carga bacteriana alta de P. acnes (> 1000 UFC / ml). Chen y col. encontraron que la bacteria fue capaz de inducir la degeneración del disco directamente en modelos de conejo. Además, los antibióticos a largo plazo dirigidos a anaerobios pueden mejorar el dolor lumbar en aquellos con hernia discal y edema vertebral. A pesar de esto, sin embargo, otros estudios no han podido correlacionar la prevalencia de P. acnés.

Se ha encontrado un pH disminuido (aproximadamante 1.1), lo que probablemente se deba a una disminución del intercambio de metabolitos. La consecuencia de esta acidez ha sido el aumento de la expresión de múltiples factores que inhiben la proliferación celular y aumentan la apoptosis celular de las células del núcleo pulposo. Datos recientes han demostrado que estos cambios se reducen de una manera dependiente de la dosis con la administración de bloqueadores ASIC, y que, en modelos no humanos, el bloqueo ASIC mejoró el umbral de dolor.

Síntomas de la hernia discal lumbar

Radiculalgia, anormalidades sensoriales y debilidad en la distribución de una o más raíces nerviosas lumbosacras. La paresia focal, la flexión restringida del tronco y el aumento del dolor en las piernas con esfuerzo, tos y estornudos también son indicativos. Los pacientes con frecuencia informan un mayor dolor al sentarse, lo que se sabe que aumenta la presión del disco en casi un 40%.

El dermatoma afectado varía según el nivel. En las paracentrales, la raíz nerviosa transversal se ve afectada frente a las laterales.

El dolor que se alivia al sentarse para la flexión hacia adelante es más consistente con la estenosis espinal lumbar, ya que este último movimiento aumenta la presión en un 100–400% y probablemente aumentaría el dolor. Rainville y col. recientemente descubrieron que los pacientes tienen más probabilidades de tener mayores comorbilidades médicas, niveles más bajos de discapacidad y dolor en las piernas, reflejos anormales de Aquiles y dolor principalmente en la rodilla posterior.

Diagnóstico

En 2014, el Grupo de Trabajo del Comité de Desarrollo de Directrices Basadas en la Evidencia de la Sociedad Norteamericana de Espina dorsal (NASS) recomendó la prueba muscular manual, la prueba sensorial y la prueba de elevación de la pierna supina (y su variante de pierna cruzada) como el estándar de oro para el diagnóstico clínico. No se encontró que otras pruebas, como la prueba del impulso de la tos, la prueba de hiperextensión, la prueba de estiramiento del nervio femoral, el rango de movimiento lumbar y la ausencia de reflejos, fueran clínicamente útiles. Un metaanálisis reciente concluyó que el cribado inicial junto con tres de los siguientes cuatro síntomas es suficiente para el diagnóstico clínico: localización en dermatoma, déficit sensorial, déficit reflejo y / o motor debilidad.

Radiografía

Las radiografías simples son la modalidad de imagen de primera línea utilizada para valorar la hernia discal. Para el médico de atención primaria, las radiografías deben obtenerse solo después de 6 a 12 semanas en ausencia de compromiso neurológico. Dado que las radiografías solo proporcionan una comprensión estática de la columna vertebral, recomendamos que además de las imágenes anteroposterior y lateral, se obtengan secuencias de flexión y extensión para evaluar el papel de la inestabilidad en los síntomas del paciente. Los hallazgos sugestivos incluyen escoliosis compensatoria, espacio intervertebral estrecho y la presencia de osteofitos de tracción.

Resonancia magnética

La resonancia magnética es el estándar de oro para confirmar la sospecha con una precisión diagnóstica del 97% y una alta fiabilidad entre observadores. Los hallazgos para hernia discal son el aumento de la señal ponderada en T2 desde el 10% posterior del diámetro son muy sugestivos. Sin embargo, dado el uso significativo de recursos involucrado en este método de prueba, no está indicado para todos los pacientes. Las indicaciones relativas para la resonancia magnética en el período temprano (<6 semanas) incluyen déficits motores neurológicos.

La imagen del tensor de difusión es un tipo de resonancia magnética que se puede utilizar para detectar cambios microestructurales en las raíces nerviosas en pacientes. Wu y col. evaluó estos cambios y los correlacionó con la puntuación de discapacidad en el Índice de discapacidad de Oswestry (ODI) y la duración de los síntomas de la ciática. Dos parámetros microestructurales, anisotropía fraccional baja (ósmosis más restringida en el tejido) y alto coeficiente de difusión aparente (integridad microestructural disminuida de la raíz nerviosa), se asociaron con la puntuación ODI y la duración de los síntomas. Esto sugiere que la difusión puede usarse para comprender mejor los cambios que ocurren debido a la compresión, y diferenciar a los pacientes entre intervención quirúrgica y no quirúrgica.

Cambios Modic

Son cambios en la señal de la resonancia que representan cambios patológicos categorizados que ocurren en las vértebras adyacentes. Los cambios tipo 1 son desarrollos vasculares en el cuerpo vertebral, incluyendo inflamación y edema. Los cambios de tipo 2 implican el reemplazo graso de la médula ósea vertebral. Los cambios de tipo 3, que son menos comunes, son fracturas o cambios del hueso trabecular de las vértebras. Se ha demostrado que los cambios tipo 1 modulares se correlacionan significativamente con el grado de enfermedad degenerativa.

Tomografía computarizada

Mientras que antes se pensaba que la tomografía computarizada era clínicamente inferior a la RM en la detección de LDH, los avances que incluyen la TC multidetector (TCMD) han llevado el nivel de diagnóstico a ser casi igual al de la RM. El Comité de Desarrollo de Directrices Basadas en la Evidencia de NASS recomienda la mielografía por TC como una herramienta de diagnóstico apropiada para confirmar como una alternativa. Hay varias circunstancias en las que se elegiría la mielografía por TC en lugar de la MRI, incluidas situaciones en las que la MRI no está disponible o no es posible (es decir, marcapasos o implantes cocleares), y donde los pacientes se sentirían demasiado incómodos (claustrofobia o dolor de espalda intratable). Sin embargo, dada la naturaleza invasiva de esta prueba, el mielograma CT requiere la asistencia de un radiólogo capacitado y se asocia con riesgos que incluyen dolor de cabeza (el más común), exposición a la radiación e infección meníngea.

Electromiografía y estudios de conducción nerviosa

Las pruebas de electromiografía miden la actividad eléctrica de sus músculos. Se colocan pequeñas agujas en los músculos y los resultados se registran en una máquina especial. Los estudios de conducción nerviosa son similares, pero mide el paso de una señal eléctrica de un extremo del nervio a otro. Estas pruebas pueden detectar daño nervioso y debilidad muscular.

Tratamiento de la hernia discal lumbar

El tratamiento conservador de la hernia discal l4 l5 es el tratamiento de elección para la mayoría de los pacientes. Gugliotta y col. recientemente demostró resultados equivalentes a mediano y largo plazo para el tratamiento conservador y quirúrgico. Sin embargo, otros estudios también han demostrado resultados superiores a 1 y 2 años en el grupo tratado quirúrgicamente en comparación con pacientes manejados de forma conservadora. No ha habido literatura reciente que aclare los criterios absolutos no operativos versus operativos. El tratamiento no quirúrgico debe consistir en un enfoque multimodal que incluya medicamentos antiinflamatorios, educación y fisioterapia.

Las inyecciones locales de corticosteroides son una técnica de uso común tanto para el diagnóstico como para el tratamiento. Las tasas históricas de éxito de estas inyecciones son del 20-95% y se cree que se deben a la reducción de la concentración local de citocinas inflamatorias. En comparación con las inyecciones de placebo, los datos históricos sugieren que ofrece mejoras a corto plazo en el dolor de piernas y los déficits sensoriales, pero puede no reducir la tasa de intervención quirúrgica o proporcionar un beneficio funcional sustancial. Los datos anteriores han demostrado que las inyecciones transforaminales producen resultados superiores en comparación con el enfoque caudal o interlaminar.

La medicación inyectable óptima todavía está en debate. Como se mencionó anteriormente, TNF-α es un mediador molecular crítico en la patogénesis. Korhonen y col. descubrieron que el inhibidor del TNF-α infliximab es eficaz en el tratamiento de la ciática. Datos más recientes han demostrado que la inyección subcutánea y la administración epidural de inhibidores alfa de TNF han mostrado beneficio clínico, mientras que la inyección intradiscal no ha mostrado beneficio a dosis bajas. En un ensayo aleatorizado controlado con placebo de inyección de inhibidor de TNF-α transforaminal, Freeman et al. demostraron una mejora significativa de 3 a 6 meses tanto en el peor dolor de pierna como en el peor puntaje de dolor de espalda con las inyecciones de etanercept. Sin embargo, no hubo una respuesta dependiente de la dosis asociada con esta inyección.

Shin et al investigaron recientemente el efecto combinado de las terapias no tradicionales multimodales que incluyen suplementos herbales, acupuntura, veneno de abeja y manipulación espinal. Su estudio encontró que los resultados a largo plazo a 5 años de este método de tratamiento demostraron amplias mejoras en los puntajes de VOL, ODI y SF-36 QOL. Sin embargo, casi el 54% tuvo una recaída de dolor lumbar o radicular que requirió una intervención que incluyó terapia no quirúrgica repetida, inyecciones o cirugía. Además, el efecto placebo no puede excluirse debido a la falta de una población de control y los datos recientes que demuestran una tasa de resorción espontánea del 66%.

Cirugía hernia discal l4 l5

El manejo quirúrgico en varios estudios grandes se ha asociado previamente con beneficios a corto plazo y dudoso en el rango de medio a largo plazo. Un estudio finlandés aleatorizado reciente comparó este hallazgo comparando el tratamiento no quirúrgico con microdiscectomía. Su estudio no encontró diferencias en las mediciones a 2 años, como la puntuación ODI HRQoL entre los dos grupos, pero demostró una mejora significativa a las 6 semanas, y el paciente informó la satisfacción del tratamiento a los 2 años. Además, el hallazgo más novedoso de este estudio fue un análisis de subgrupos, que demostró que la microdiscectomía de L4-5 dio como resultado resultados superiores informados por los pacientes en comparación con el manejo no quirúrgico, incluida la capacidad de trabajo subjetivo, ODI y puntuaciones de CVRS. Desde una perspectiva financiera, un estudio suizo reciente demostró que el costo incremental por año de vida ajustado por calidad con tratamiento quirúrgico fue de aproximadamente 73,245 $.

Los factores que predicen un resultado exitoso después de la discectomía incluyen una mayor severidad del dolor preoperatorio en la pierna, mejor estado de salud mental, menor duración de los síntomas, menor edad, mayor actividad física preoperatoria y dolor lumbar preoperatorio severo. Curiosamente, la presencia de déficit motor, nivel vertebral, género y los cambios de modic tipo I no afectaron los resultados postoperatorios.

Mínimamente invasiva

Los enfoques mínimamente invasivos para la cirugía de columna han sido pioneros y cada vez más utilizados en los últimos 15 años. Estos enfoques están asociados con menos alteración de tejidos blandos y trauma óseo, menores cargas para los cuidadores, menor estancia en el hospital, pero también con una curva de aprendizaje más alta. Como tal, los resultados de estos procedimientos se informan cada vez más.

Existen varias técnicas endoscópicas percutáneas reconocidas: interlaminar, transforaminal, posterolateral y transilíaco. La discectomía endoscópica se asocia con una disminución del tiempo operatorio y una menor pérdida de sangre sin un aumento en las complicaciones generales, tasas de reoperación o infección de la herida en comparación con la discectomía abierta. Sin embargo, con respecto a los resultados a largo plazo centrados en el paciente, un ensayo de control aleatorio doble ciego no pudo detectar una diferencia entre la cirugía abierta y la endoscópica en 325 pacientes.

Otras opciones son los dispositivos interespinosos para una estabilización dinámica en niveles l4 l5 y s1.

Seguimiento a largo plazo

Se dispone de datos limitados a largo plazo con resultados contradictorios. Los datos de cinco años que combinan endoscopia con foraminoplastia lumbar percutánea demuestran resultados prometedores con una mejora en ODI y criterios MacNab modificados. Cuando se combina con fusión, Li et al. demostró una tasa de satisfacción del paciente del 93% a 5 años. Además, al evaluar los resultados de la discectomía interlaminar endoscópica completa, Tu et al. también demostró una mejora significativa de 5 años en VAS, ODI, criterios modificados de MacNab y 90% de satisfacción del paciente buena o excelente a 5 años. Sin embargo, su población de pacientes tenía una tasa de cirugía de revisión del 8,3%, una estancia media de 4,2 días y una tasa de rotura dural del 6%. En contraste con los hallazgos positivos anteriores, un estudio con 11 años de seguimiento de pacientes con endoscopia encontró una tasa de reoperación del 36%. Los factores de riesgo para el fracaso después de endoscopia incluyen obesidad, edad> 50, inexperiencia del cirujano y localización central.

Discectomía lumbar abierta

Como se mencionó anteriormente, durante la última década, grandes estudios que incluyen los ensayos SPORT y Maine han demostrado la eficacia de la discectomía abierta. Los enfoques para la discectomía varían según el tipo (paracentral versus lateral lejano).

Gran parte de los datos actuales sobre la discectomía abierta implican un riesgo de infección, ya que los datos de resultados han sido bien publicados durante las últimas décadas. Los predictores de infección después de la microdiscectomía incluyen la ausencia de dosificación profiláctica de antibióticos y la duración de la cirugía > 1 hora. Curiosamente, un estudio no encontró que el CSI epidural lumbar preoperatorio aumentara el riesgo de infección. Kotil y col. evaluaron 115 pacientes sometidos a discectomía de nivel único con y sin drenajes de succión cerrados. Con la RM postoperatoria los días 1, 180 y 365, sus datos demostraron tasas significativamente más altas de hematoma epidural y fibrosis en comparación con el grupo no CSD. Sin embargo, no hubo una diferencia de 12 meses en las puntuaciones de ODI y VAS, ni en las principales complicaciones posquirúrgicas. Más recientemente, Murphy et al. evaluó el efecto del uso del microscopio durante la discectomía abierta en 23.583 pacientes. Sus hallazgos de aumento del tiempo operatorio y tasas equivalentes de complicaciones perioperatorias realizada con y sin asistencia del microscopio llevaron a recomendar el uso continuo del microscopio durante la descompresión según la preferencia del cirujano.

Complicaciones hernia discal lumbar l4 l5

La tasa de desgarros durales varía del 1 al 17% y aumenta particularmente con la edad avanzada, la obesidad y los procedimientos de revisión. Los efectos posteriores de la durotomía incidental incluyen el aumento de los costos de hospitalización y las probabilidades de dehiscencia de la herida en 2.4 veces. Otras complicaciones incluyen infección postoperatoria (1–5%), empeoramiento del estado funcional (4%) y lesión de la raíz nerviosa (0,2%). Los factores de riesgo para la recurrencia incluyen trauma, edad avanzada, tabaquismo, protrusión, secuestro, mayor duración de la baja por enfermedad, compensación laboral, mayor gravedad de los síntomas preoperatorios y diabetes. Con un aumento sustancial de las complicaciones perioperatorias, es fundamental minimizar los factores de riesgo de recurrencia; sin embargo, la restricción de actividad no ha demostrado una mejora en la tasa de recurrencia.

Síndrome de cauda equina o cola de caballo

Los pacientes que presentan síndrome de cola de caballo agudo por una hernia de disco lumbar es una patología grave y urgente. Todos presentan ciática bilateral y debilidad en las piernas; el 93% tienen incontinencia de orina, heces, o ambas. En el momento de la presentación, todos deben ser estudiados de manera urgente con tomografía computarizada o resonancia magnética. Muchos presentan hernias grandes o masivas. En ocasiones tienen hernias más pequeñas superpuestas a estenosis preexistentes. También puede haber casos con cirugías previas; dos tercios tienen una hernia a un nivel diferente. Los niveles más afectados en nuestra experiencia fueron L4-L5 en nueve pacientes, L5-S1 en tres pacientes y L3-L4 en dos pacientes. El tiempo hasta la cirugía osciló debe ser de menos de 24 horas. El seguimiento varió de 6 meses a 5 años (media, 3,3 años). Después de la operación, seis pacientes (44%) estaban normales, cuatro (28%) tenían dolor crónico y entumecimiento y cuatro (28%) tenían incontinencia y debilidad persistentes. Todos los pacientes fueron ambulatorios. No hubo muertes operativas y solo un paciente tuvo una infección de la herida. De los 10 pacientes que no tenían incontinencia después de la cirugía, 7 se sometieron a cirugía dentro de las 48 horas posteriores al inicio. De los cuatro pacientes con incontinencia persistente, todos fueron intervenidos a las 48 horas. 

 

Los informes anteriores y nuestra experiencia demuestran las siguientes características más comunes para esta presentación: 1) sexo masculino; 2) hernias L4-L5; y 3) inicio en la cuarta década. 

 

El diagnóstico y la cirugía de emergencia mejorarán el resultado, pero se puede ver una mejoría incluso en casos tardíos.

Recidiva

La recidiva es una complicación común después de la discectomía primaria. En una revisión sistemática reciente se ha investigado la evidencia actual sobre los factores de riesgo. En esta revisión sistemática se incluyeron un total de 17 estudios. Los factores de riesgo que tuvieron una relación significativa con la rLDH fueron el tabaquismo (OR 1,99, IC del 95% 1,53–2,58), la protrusión del disco (OR 1,79, IC del 95% 1,15–2,79) y la diabetes (OR 1,19, IC del 95% 1,06–1,32). El sexo, el indice de masa corporal (IMC), el trabajo ocupacional, el nivel y el lado de la hernia no se correlacionaron significativamente.

Según la evidencia actual, el tabaquismo, la protrusión del disco y la diabetes fueron predictores. A los pacientes con estos factores de riesgo se les debe prestar más atención para prevenir la recurrencia después de la cirugía primaria. Aún se necesitan más pruebas proporcionadas por estudios observacionales de alta calidad para investigar más a fondo los factores de riesgo.

Fumar representa un riesgo importante. El mecanismo del tabaco aún no se comprende completamente. Estudios anteriores han explorado el mecanismo potencial. Se cree que el defecto en el anillo fibroso y el ligamento longitudinal posterior después de la discectomía se cura en condiciones fisiológicas normales. Sin embargo, las toxinas generadas por fumar cigarrillos pueden afectar o retrasar estas condiciones normales. Un estudio anterior demostró que la nicotina afectaba la nutrición y la oxigenación del anillo del disco. Gill et al compararon el proceso de curación del ligamento en ratones fumadores pasivos con ratones no fumadores y encontraron que la densidad celular en el ligamento lesionado era significativamente menor en los ratones fumadores. Además, los ratones fumadores mostraron una menor expresión de colágeno de tipo I en el ligamento lesionado, que se identificó como el principal componente estructural de la matriz extracelular. Nemoto et al sometieron a ratas de 4 semanas a fumar pasivamente durante 8 semanas. Descubrieron que los discos intervertebrales presentaban grietas, desgarros y desalineación del anillo fibroso y que el nivel de interleucina-1beta en los discos intervertebrales era mayor en el grupo de fumadores que en el grupo de no fumadores. Además de los cambios celulares y moleculares, la tos repetitiva causada por fumar aumentó la presión intervertebral, que también puede contribuir.

Prevención y ejercicios

Técnicas de levantamiento adecuadas sin flexiones o extensiones forzadas.

Buena postura al sentarse, pararse, moverse y dormir.

Programa de ejercicio adecuado para fortalecer los músculos abdominales débiles y prevenir nuevas lesiones.

Un área de trabajo ergonómica.

Peso saludable y masa corporal magra

Una actitud positiva y manejo del estrés.

No Fumar

 

Ensayos clínicos y otras investigaciones

Los ensayos clínicos son estudios de investigación en los que se prueban nuevos tratamientos (medicamentos, diagnósticos, procedimientos y otras terapias) en personas para ver si son seguros y efectivos. Siempre se realizan investigaciones para mejorar el nivel de atención médica. Los estudios pueden ser patrocinados por el sistema de salud, Clinicaltrials.gov, así como por la industria privada y las compañías farmacéuticas.

En un estudio reciente se estudiaron doscientos ochenta pacientes, se dividieron en tres grupos. Un grupo, estuvo constituido por 126 pacientes con indicación incierta de tratamiento quirúrgico, a quienes se decidió su terapia por aleatorización que permitió comparar los resultados del tratamiento quirúrgico y conservador. Otro grupo compuesto por 67 pacientes presentaba síntomas y signos que sin duda alguna requirieron tratamiento quirúrgico. El tercer grupo de 87 pacientes fue tratado de forma conservadora porque no había indicación de intervención quirúrgica. Los exámenes de seguimiento en el primer grupo se realizaron después de uno, cuatro y diez años. El ensayo controlado mostró un mejor resultado estadísticamente significativo en el grupo tratado quirúrgicamente en el examen de seguimiento de un año. Después de cuatro años, los pacientes operados aún mostraron mejores resultados, pero la diferencia ya no era estadísticamente significativa. Solo se produjeron cambios menores durante los últimos seis años de observación.

Contacto, dirección, información

C/ Eslava 14. Málaga, 29002. Andalucía. España. Tel. +34 638 905 268

Hospital CHIP: Av. de Carlos Haya, Nº 121, Málaga. Tel.: +34 951 01 11 50

Email: contactglioblastoma@gmail.com