Terapia con péptidos

2/Junio/2019

Los péptidos son un nuevo enfoque terapéutico prometedor para el glioblastoma más eficaz y con menos efectos secundarios devastadores en comparación con las terapias convencionales contra el cáncer.

Tienen especificidad para receptores concretos individuales o sobreexpresados en las células cancerosas, y pueden atacar con precisión vías de señalización desreguladas demostrando un alto potencial para el tratamiento de incluso los cánceres más agresivos.

Los péptidos se pueden usar para administrar fármacos, servir como antagonistas de varios ligandos o, proporcionar opciones de tratamiento adicionales solos o en terapia combinada.

La capacidad terapéutica específica de los péptidos es fundamental para lograr un tratamiento eficaz contra el cáncer con efectos secundarios limitados, y en los estudios preclínicos los péptidos han demostrado tener capacidad de penetración de la barrera hematoencefálica tanto celular como sanguínea.

La identificación de ligandos peptídicos adicionales específicos del glioblastoma se vuelve imprescindible para el tratamiento.

La estabilidad de los péptidos puede mejorarse mediante la modificación química o la conjugación de los péptidos con macromoléculas y nanoportadores que los hará resistentes a la degradación proteolítica, sobre todo en el torrente sanguíneo. Una de las posibilidades para mejorar la especificidad es conjugarlos con péptidos tumorales que atacan los receptores de las células de los tejidos normales. Esto es especialmente importante – y desafiante – en el tratamiento de glioblastomas, que son difíciles de tratar debido a su heterogeneidad.

Curr Opin Pharmacol. 2019 Feb 15;47:14-19