Origen celular del glioblastoma

El origen celular del glioblastoma (GB) se discute constantemente y sigue siendo un tema controvertido. Desafortunadamente, los neurobiólogos no son consistentes en la definición de células madre neurales (NSC), lo que complica aún más este problema.

Establecer el origen de las células GB es esencial no solo para fines científicos básicos, sino también para desarrollar mejores terapias. La primera dificultad para determinar el origen de las células GB radica en la falta de una definición inequívoca de qué son y qué no son las células madre neurales. Lo importante que es definir estas entidades muestra un artículo escrito por Bhaduri et al. Los autores sugieren que GB se origina a partir de células gliales radiales, más específicamente, células gliales radiales externas. Sin embargo, existe una disputa sobre si las células gliales radiales son células madre o progenitoras. Al menos in vitro las células gliales radiales generalmente no cumplen los criterios de definición de células madre porque su potencial de proliferación es muy limitado. Pollard y col. indicó que las líneas de células gliales radiales derivadas de células madre pluripotentes eran inmortales; sin embargo, en otros artículos, las células gliales radiales se reconocieron como células con un potencial de proliferación limitado in vitro e incluso in vivo. Desafortunadamente, no hay líneas celulares positivas para GFAP humanas inmortales disponibles comercialmente (no manipuladas genéticamente). Al mismo tiempo, es fácil acceder a las células madre neurales negativas GFAP clásicas inmortales. Dado que las células madre neurales GFAP negativas (NSC) se especificaron históricamente en primer lugar, estas células se denominaron aquí como NSC clásicas. Estos NSC pueden proliferar en condiciones de cultivo celular infinitamente. Por otro lado, los límites de división in vitro no significan necesariamente que la glía radial no sean células madre. Uno sugeriría que no podemos cultivar estas células adecuadamente in vitro y ocultar su capacidad para autorrenovarse en estas condiciones. Sin embargo, los análisis de biología del desarrollo sugieren que este es un tema más complicado. Probablemente la pérdida de la capacidad de división mostrada por las células gliales radiales in vitro tenga algo que ver con la transición de la glía radial a astrocitos observada durante las etapas finales del desarrollo del SNC. Aunque la diferenciación de las células gliales radiales en neuronas depende de divisiones asimétricas con autorrenovación, su diferenciación o transición a astrocitos no depende de las divisiones. Simplemente, después del desarrollo del SNC, muchas células gliales radiales se convierten en astrocitos. Esto muestra que las células gliales radiales no cumplen los criterios de las células madre típicas.


Para resolver la cuestión del origen del GB, se deben definir las células madre neurales, la glía radial y los progenitores neurales. Además, por estas consideraciones, suponemos distinguir el origen de GB primario y secundario. Con base en los datos publicados, sugerimos que la glioblastomagenesis comienza a partir de células positivas para GFAP en lugar de NSC clásico negativo para GFAP. Sin embargo, muchas preguntas aún esperan su respuesta, por ejemplo, si las células gliales radiales están presentes en el cerebro de los adultos, cómo es que las células gliales radiales pueden ser el origen de GB si están ausentes en el SNC o qué sucedería después de expresar IDH1R132H o EGFRvIII en astrocitos o células gliales radiales. La diferente capacidad de proliferación de células NSC clásicas frente a células positivas para GFAP sugiere que el origen de GB es importante para las terapias diseñadas. Es muy probable que GB contenga células TIC. Puede haber varios tipos de TIC GB y su diversidad puede estar relacionada con el número variable de amplicones y su composición.


IDH1R132H desencadena la apoptosis en NSC. IDH1R123H junto con TP53 y ATRX mejora la invasividad según los análisis de NSC. Los astrocitos y GFAP + NP se vuelven rápidamente senescentes in vitro (b, c), lo que hace que estas células se examinen con menos voluntad. Los NSC proliferan rápidamente, mientras que las células de astrocitoma no. Los signos de interrogación muestran pruebas que se realizaron ocasionalmente o nunca en astrocitos y GFAP + NP.


EGFRvIII puede iniciar la reprogramación, activar la proliferación e inhibir la diferenciación. IDH1R132H puede reprogramar células e inhibir la diferenciación. En general, no se espera una influencia positiva de IDH1R132H sobre la proliferación. Además, IDH1R132H desencadena la apoptosis de NSC clásica. Algunos datos sugieren que la inhibición de la diferenciación clásica de NSC y la apoptosis causada por IDH1R132H se superponen. La inhibición de la diferenciación dependiente de IDH1R132H o EGFRvIII tiene más sentido si el NSC clásico o GFAP + NP fuera el origen de GB (signo de interrogación junto al astrocitoma). La activación de la proliferación dependiente de EGFRvIII tiene más sentido si el GB se origina en astrocitos o GFAP + NP, ya que el NSC clásico muestra una alta tasa de proliferación.

Entradas Recientes

Ver todo

Página actualizada el 17 de Septiembre de 2020

Málaga, España (Spain)

  • Facebook
  • Instagram