¿Qué sabemos de la temozolomida y el largo camino que queda por hacer?

El agente alquilante temozolomida (TMZ) junto a la resección máxima posible y segura junto a la radioterapia focal son el tratamiento estándar para el glioblastoma (GB), un tumor cerebral primario particularmente agresivo y letal.


El GB afecta a 3,3 de cada 100.000 personas y tienen un tiempo medio de supervivencia de alrededor de 14 meses después de la presentación.


Varios aspectos clave hacen que el GB sea un cáncer difícil de tratar la enfermedad, principalmente la alta resistencia de las células tumorales a las sustancias o radiación que inducen la muerte celular y una naturaleza altamente invasiva, es decir, el tratamiento, para que sea efectivo, debe incluir todo el cerebro, con la situación peculiar de la barrera hematoencefálica (BBB) que protege al tumor de las drogas actuales que actúan contra él.


La TMZ cruza la BBB, pero a diferencia de la quimioterapia clásica no induce daño al ADN o desalineación de los cromosomas directamente. Se ha descrito como un agente alquilante del ADN, que conduce a desajustes de base que inician ciclos inútiles de reparación del ADN. Con el tiempo, la cadena de ADN se rompe, lo que a su vez induce la muerte celular.


Sin embargo, aunque se sabe mucho sobre la función de la TMZ y su modo de acción, los datos primarios son realmente escasos y a menudo contradictorios. Para mejorar aún más el tratamiento con GB, necesitamos comprender completamente lo que la TMZ hace a las células tumorales y su microambiente.

Esto es de particular importancia, ya que casi siempre se evalúan clínicamente los nuevos enfoques terapéuticos en presencia de un tratamiento estándar, es decir, junto al TMZ. Por lo tanto, las posibles interacciones farmacológicas entre TMZ y nuevos medicamentos pueden ocurrir con consecuencias imprevisibles por ser poco conocidas.


Hasta ahora, la combinación con bevacizumab, por ejemplo, no ha sido del todo satisfactoria, probablemente porque la sinergia entre ambos medicamentos no se entiende de manera suficiente y hace falta optimizar cuándo y cómo se administran o mejor aún añadir otros medicamentos que actún sinérgicamente en otras vías de la regulación del tumor.


Bibliografía


The SIAH1–HIPK2–p53ser46 Damage Response Pathway is Involved in Temozolomide-Induced Glioblastoma Cell Death

Y He, WP Roos, Q Wu, TG Hofmann, B Kaina - Molecular Cancer Research, 2019 – AACR

Thioridazine inhibits autophagy and sensitizes glioblastoma cells to temozolomide

TC Johannessen, MM Hasan‐Olive… - … journal of cancer, 2019 - Wiley Online Library

Efficacy of EGFR plus TNF inhibition in a preclinical model of temozolomide-resistant glioblastoma

G Guo, K Gong, VT Puliyappadamba… - Neuro …, 2019 - academic.oup.com

Inhibition of Gap Junctions Sensitizes Primary Glioblastoma Cells for Temozolomide

AL Potthoff, DH Heiland, BO Evert, FR Almeida… - Cancers, 2019 - mdpi.com

Gap junctions have recently been shown to interconnect glioblastoma cells to a

Bortezomib administered prior to temozolomide depletes MGMT, chemosensitizes glioblastoma with unmethylated MGMT promoter and prolongs animal …

MA Rahman, AG Navarro, J Brekke, A Engelsen… - British journal of …, 2019 - nature.com

7 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

Página actualizada el 17 de Septiembre de 2020

Málaga, España (Spain)

  • Facebook
  • Instagram