Vivir con glioblastoma

Actualizado: 10 de nov de 2019


Me gustaría compartir algunos consejos generales que servirán de base para que cada persona lo adapte a sus circunstancias.


Desde los primeros momentos que dan el diagnóstico, la incertidumbre esta presente de manera intensa, con un montón de preguntas que nos vendrán a la cabeza.


Una vez solucionadas las dudas médicas iniciales sobre el tratamiento, hay que centrarse en el día a día. Qué comer o que puedo hacer durante el día o si debería trabajar. Cosas así serán lo que marcara la diferencia. Todo esto no quita para solucionar cosas personales importantes antes que la enfermedad avance.


Las decisiones finales las toma el paciente, ya que no hay normas fijas, pero si ciertas recomendaciones que pueden ayudar a estar más confortable.


Para empezar, algo que no viene mal es no quedarse solo. La convivencia con otras personas o con amigos que le puedan acompañar o ayudar como algunos profesionales especializados le servirán de apoyo. A veces hay asociaciones muy comprometidas y serviciales. Le darán consejos y conocerá gente en situación similar. Es una opción.


Como el tema es muy largo, dejaré unas pinceladas sobre ejercicio y la dieta, ya que no se suele encontrar fácilmente.


Algunos deportes suaves como piscina son muy interesantes. El agua es analgésica y relajante. Conviene evitar el ejercicio intenso, incluso moderado y la exposición al sol, ya que baja las defensas. La única advertencia respecto al agua es la precaución en caso de tener crisis convulsivas.


Precisamente, el glioblastoma se caracteriza porque segrega sustancias que disminuyen las defensas. Cuando esto se añade a la quimioterapia, la dieta es un factor importante para intentar mantener las defensas. Mi recomendación personal es acudir a un dietista hospitalario, dentro de un departamento de endocrinología y nutrición que le aconseje dietas que fortalezcan la inmunidad. Comer sano en esta circunstancia es muy importante y puede ayudar mucho.


Aunque el glioblastoma no se ha relacionado con el tabaco ni el alcohol, es recomendable no consumirlos. El alcohol es un vasodilatador, y le puede aumentar el dolor de cabeza al aumentar la hinchazón cerebral. El tabaco igualmente afecta la inmunidad y al sistema vascular. El glioblastoma estimula el crecimiento de vasos dentro del tumor por lo que todo aquello que altere el sistema vascular aumenta el riesgo de hemorragia o trombosis.


Durante la quimioterapia a veces se quita el apetito. Es importante seleccionar bien lo que se come para que no bajen las defensas excesivamente.


El consumo de fitoquímicos, presentes en algunas hortalizas y verduras como el brócoli, el ajo, algunas semillas, él te, café, etc., pueden ayudar a mantener una dieta saludable y estimulante de las defensas naturales.


Una advertencia especial sobre el agua. El agua puede influir en el edema cerebral, no exceda más de 2 litros y beba en las comidas. Es mejor beber bebidas isotónicas para evitar aumentar el edema cerebral. También es bueno tomar alimentos y bebidas diuréticas, ya que evitan el exceso de líquidos.

Uno del riesgo durante la quimioterapia son las neumonías por agentes oportunistas que aprovechan las bajas defensas del cuerpo, especialmente en esta situación. Se suelen dar antibióticos para prevenirlo.


Como vemos, todo el mundo de las defensas rodea al glioblastoma y es una de las cosas importantes. También la higiene personal y de casa son cosas que importan y están relacionadas con esto. Algo tan sencillo como aspirar todos los días la casa ayuda a prevenir las neumonías en pacientes con defensas bajas.

Entradas Recientes

Ver todo

Página actualizada el 17 de Septiembre de 2020

Málaga, España (Spain)

  • Facebook
  • Instagram