Recomendaciones postcirugía

Primero, saber lo que se quitado de tumor con una RM con contraste antes de las 72 horas tras la cirugía. Después no se puede saber con precisión

Para los pacientes con un glioblastoma recientemente diagnosticado, como hemos dicho, la resección quirúrgica máxima preservando la función neurológica es el paso inicial. Aunque se prefiere la resección total, siempre que sea posible, la resección subtotal o la biopsia estereotáctica por sí solas pueden ser necesarias dependiendo de la ubicación y la extensión del tumor.

Segundo, saber si es un tumor IDH y si es metilador o no

La selección del tratamiento postoperatorio adecuado para los pacientes con glioblastoma y otros gliomas infiltrativos depende cada vez más de las características moleculares del tumor. Para el glioblastoma, se deben estudiar las muestras tumorales para conocer si hay mutaciones de la Isocitrato deshidrogenasa tipo 1 o tipo 2 (IDH1/2) (particularmente en pacientes de < 55 años de edad) y si hay metilación del promotor de la O6 metilguanina-ADN metiltransferasa (MGMT), cuando sea posible.

Tercero, en menores de 70 años con buen estado, radioterapia y temozolomida.

Las recomendaciones de tratamiento a continuación se aplican a los pacientes adultos hasta los 70 años con un buen estado funcional son:

● Para los pacientes con metilación del promotor MGMT recién diagnosticados y menos de 70 años de edad, se recomienda la radioterapia postoperatoria con temozolomida concomitante y adyuvante (grado 1A). Un régimen dual de temozolomida y lomustina en combinación con radioterapia es una opción alternativa, aunque los datos que apoyan una eficacia mejorada son poco concluyentes y la toxicidad puede ser mayor.

● Para la mayoría de los pacientes con glioblastoma no metilado recién diagnosticado y menos de 70 años de edad, sugerimos la temozolomida concomitante a la radioterapia y adyuvante (grado 2B). Los pacientes con tumores no metilados tienen peor supervivencia global y tienen menos beneficio con la temozolomida en comparación con los pacientes con tumores metilados. En estos casos, se fomenta la participación en ensayos clínicos.

● La radiación más temozolomida sigue siendo el estándar de atención en adultos menores de 70 años de edad en los que se desconoce el estado de metilación, basado en la mejoría clínicamente significativa en la supervivencia esperada que ocurre en el 30 a 40 por ciento de los pacientes, que es el porcentaje que presenta la metilación, a falta de mejores alternativas para los no metilados, y la relativa seguridad y tolerabilidad de temozolomida.

Cuarto, el tratamiento con temozolamida despues de la radioterapia es de 6 meses

Para los pacientes tratados con temozolomida estándar concomitante y adyuvante, sugerimos tratar solo con seis ciclos de 4 semanas adyuvantes de temozolomida (grado 2C).  

Quinto, el tratamiento con campos electricos se puede añadir al tratamiento

Además de la radiación y la temozolomida, tenemos la opción de la terapia de campos eléctricos alternos de baja intensidad (TTFields), que ha demostrado mejorar la supervivencia en un ensayo aleatorio de gran tamaño. El uso del dispositivo se fomenta en los pacientes interesados, aunque el requisito de llevar un dispositivo y mantener un cuero cabelludo afeitado durante la duración del tratamiento presenta una carga potencial que no es aceptable para todos los pacientes.

● Para los pacientes con glioblastoma recién diagnosticado, se recomienda no utilizar bevacizumab en combinación con la radiación estándar y temozolomida (grado 1B). Esta recomendación está basada en la falta de beneficios de supervivencia y el mayor riesgo de toxicidad con la terapia de combinación.

● En el caso de los pacientes con astrocitoma anaplásico recién diagnosticado, recomendamos radioterapia y temozolomida postoperatoria más temozolomida, en lugar de terapia sola (grado 1B).

4/Sep/2019