Última actualización  de esta web el 18 de Febrero de 2020
  • Facebook
Málaga, España (Spain)
68.jpg

Temozolomida

13/Enero/2020

El glioblastoma (GBM) es el tumor cerebral primario maligno más común, que representa el 46,1% de todas las neoplasias intracraneales. A pesar de los grandes esfuerzos que se han dedicado a promover el efecto terapéutico del GBM, sigue siendo uno de los tumores más letales con un mal pronóstico y una recurrencia inevitable.

 

El protocolo de tratamiento estándar para GBM incluye la resección quirúrgica, la radioterapia y la quimioterapia basada en temozolomida (TMZ).

La temozolomida (Temodal, Temodar) es un profármaco que se convierte rápida y no enzimáticamente en el metabolito alquilante activo MTIC [(metil-triazeno-1-il)-imidazol-4-carboxamida]; Esta conversión es espontánea, no enzimática y ocurre en condiciones fisiológicas en todos los tejidos a los que se distribuye (Marchesi 2007; Villano 2009). Los efectos citotóxicos de MTIC se manifiestan a través de la alquilación (metilación) de ADN en las posiciones de guanina O 6 , N 7 que conducen a roturas de doble cadena de ADN y apoptosis (Villano 2009). La temozolomida no es específica del ciclo celular (Marchesi 2007).

Stupp y col. (N Engl J Med. 2005 352:987–996) publicó un ensayo clínico en el que los pacientes con GBM recibieron concomitancia de TMZ y radioterapia seguidas de 6 periodos de quimioterapia adyuvante con TMZ con una mediana de supervivencia de 14,6 meses y una tasa de supervivencia de 5 años del 9,8%. Este estudio representa el estándar del tratamiento de GBM y hasta ahora este régimen sigue siendo el protocolo estándar para el nuevo diagnóstico de GBM.

 

La quimiorradioterapia comúnmente comienza 4 semanas después de la cirugía por razones de seguridad. Pero el momento óptimo de iniciación de TMZ o radioterapia aún no está claro. Se ha publicado que el GBM no tratado, in vivo, crece de manera medianamente un 1,4% por día y se duplica en 49,6 días. Además, se sabe que alrededor del 59% de los pacientes con células tumorales residuales muestren signos de recaída temprana a los 24,1 días después de la operación.

 

Por lo tanto, el crecimiento tumoral durante el intervalo de tiempo entre la cirugía y la quimiorradioterapia puede resultar en el fracaso del tratamiento y la recurrencia temprana del GBM.

En un trabajo reciente de Jiang y col. (J Neurooncol. 2019 Jun 7), ya se ha visto que cuando se administra TMZ en los primeros 7 días el tiempo medio de supervivencia de los pacientes fue significantemente más largo (PFS 11,5 vs. 9,0 meses, y OS 23,0 vs. 17,0 meses) sin aumentar los efectos secundarios.

Bibliografía

Optimal adjuvant therapy in elderly glioblastoma: results from a systematic review and network meta-analysis B Kalra, S Kannan, T Gupta - Journal of Neuro-Oncology, 2020 – Springer

 

McAleenan  A, et al. Prognostic value of test(s) for O6‐methylguanine–DNA methyltransferase (MGMT) promoter methylation for predicting overall survival in people with glioblastoma treated with temozolomide. Cochrane Database of Systematic Reviews 2019, Issue 4. Art. No.: CD013316.

Challenging the indiscriminate use of temozolomide in pediatric high‐grade gliomas: A review of past, current, and emerging therapies P Guerra‐García, LV Marshall, JV Cockle… - Pediatric Blood & …, 2020 - Wiley Online Library

 

Newly Diagnosed Glioblastoma: A Review on Clinical Management RV Lukas, DA WainwrightE LadomerskyS Sachdev… - Brain, 2019 - cancernetwork.com

Survival benefit of maximal resection for glioblastoma reoperation in the temozolomide era: a meta-analysis VM LuA GoyalCS GraffeoA PerryTC Burns… - World neurosurgery, 2019 - Elsevier